Entrevistamos a Silvia Barrera, experta en ciberseguridad

silvia-barrera-libro

Nos llena de orgullo contar en esta entrada con una de las personas más relevantes del panorama “ciber” en castellano. No es alguien nuevo para nosotros ya que nos acompañó ya hace un tiempo en un evento público para nuestra puesta de largo en la ciberseguridad. ¡Hablo de Silvia Barrera!

Yo tengo el orgullo de conocerla, muy poquito, de haber coincidido subiendo y bajando escenarios en los numerosos eventos que frecuenta, pero es de esas personas que, aunque esconde mucho, apenas la miras a los ojos te ofrece su amistad.

Con motivo de su segundo libro y algunos cambios importantes en su vida os presentamos a un pequeño acercamiento a esta gran profesional y luchadora. ¡¡¡Seguro que os gusta!!!

Silvia Barrera. Te conocemos de participar en eventos públicos de ciberseguridad de todo ámbito, desde charlas técnicas, apoyadas de tu “padawan” Manu hasta presentadora de jornadas, pasando por numerosos eventos de concienciación y en estos últimos meses, en los medios de prensa. ¿Quién es Silvia Barrera? Te he visto vestida de policía con un arma, y con unos tacones en La Sexta.

Silvia Barrera es una trabajadora incansable que se vuelca en aquellos proyectos (personales y profesionales) retadores, frescos, distintos, en causas que considera nobles y justas. Silvia valora mucho la lealtad, la humildad y la sinceridad y lo da todo por aquellos que confían en ella. Ha pasado mucho, lo poco que se cuenta en el libro y se puede contar y sabe lo de empezar desde la nada, sin oportunidades, por eso, no se le “caen los anillos” cuando tenía que tirarse por los suelos a “cortar cables” con su gente en una entrada y registro, pasar frío, calor, lo que fuera, siempre que podía.

Y si toca ponerse “tacones” en La Sexta (Esto es para mí más peligroso que cualquier otra cosa…), pues se pone tacones porque le gusta verse elegante de vez en cuando también. Oye, buen título éste: “Tacones en la Sexta”.

Aparte de todo esto, creo recordar algún Instragram tuyo a altas horas de la noche y no precisamente de fiesta, sino más bien tu escritorio de trabajo lleno de apuntes cual universitario en época. ¿Con qué andas enredada ahora? ¿Estudios?

Creo que me he pasado la mitad de la vida y no exagero, delante de un escritorio, estudiando, oposiciones (varias), carreras universitarias, cursos y lo último, el máster en seguridad informática porque me quiero doctorar en ciberseguridad. La formación es básica, necesaria. También soy autodidacta y está muy bien, pero es necesario llevar una disciplina de estudio, una exigencia externa, una metodología, escribir, recolocar ideas en la cabeza. Si además te dedicas a impartir formación y a comunicar, ayuda y mucho.

Valoro a las personas por lo que son y por lo que me aportan, porque es lo que realmente me enriquece.

Eres una persona que ha caído de pie, querida y admirada por muchos, en este colectivo de ciberseguridad dominado por un mundo de hombres, y por qué no decirlo, donde impera el ego, la competitividad y no siempre el “amigo de mis amigos”, esa frase que tanto odio. ¿Cómo lo haces? ¿Cómo puede ser que te lleves bien con la vertiente mas legal de los abogados y con los “hackers” más técnicos de la escena?

No empecé tan de pie como parece…No te creas. Recuerdo algún ambiente hostil a los inicios porque la gente piensa: “A ver qué viene a contarme la madera listilla” y los recelos. Y lo pasé mal. Normal. No todas las intervenciones de mis excompañeros han sido acertadas y al final, cuando una pertenece a un colectivo, si alguien hace o dice algo inadecuado, es como si lo dijéramos todos.

Me critican por decir lo que pienso, lo sé. A la gente le es más fácil no dar la cara y rodearse de aquello que le interesa oír. A mí me gusta rodearme de gente con distintas opiniones y puntos de vista porque aprendo más, es la única forma de cambiar las cosas. Aun así, aunque no hagas daño a nadie, no critiques a nadie siempre habrá gente a quien le caigas mal, c’est la vie.

Tendemos al extremo: “O estás conmigo o con los otros”, es absurdo. Otras veces es el prejuicio, que tanto nos gusta utilizar para simplificar cómo vemos el mundo, a costa incluso, de juzgar injustamente a quienes no representan o piensan como nosotros.

Yo no valoro a las personas por el grupo al que pertenecen o por el status que posean, valoro a las personas por lo que son y por lo que me aportan, porque es lo que realmente me enriquece. Estoy donde las personas crean y aportan valor. Tengo amig@s de todas las edades, condiciones, gustos, profesiones y status, simplemente porque no juzgo, aprendo.

Ahora estás teniendo mucha repercusión en las redes sociales gracias a tu segundo libro: Instinto y Pólvora. Como buen entrevistador y lector he dado un gran repaso al libro antes de presentarme ante ti, y me has puesto fácil el tema de referenciar algún texto.

“La humanidad también necesita soñadores, para quienes el desarrollo desinteresado de una pasión sea tan cautivante que les resulte imposible dedicar su atención a su propio beneficio material. ” Marie Curie.

¿Empiezas fuerte no? ¿Una soñadora en un cuerpo tan politizado y estricto como la Policía? ¿Cuales son tus mejores sueños? O si lo prefieres, ¿de qué pesadillas huyes?

Ya ves, dónde acabamos los “soñadores”…

Mis mejores sueños ya se han cumplido, cierto. Estoy muy contenta con mi trayectoria y mis logros, de verdad. Quiero estar allí donde se me valore, haciendo lo que me gusta (sé que pido mucho) pero en eso se basan mis aspiraciones. Huyo de sitios estancos donde no se puede ni te permiten crecer. Así que esa es la luz de mi estrella. ¡Qué poética estoy hoy! Aun con el riesgo de acabar estrellada, pero en la vida hay que asumir riesgos si queremos hacer cosas grandes.
Publicar con una gran editorial y contar historias era mi sueño desde pequeña. Es una parte importante en mi vida.

Creo que la parte más formal de la entrevista ya ha terminado, ahora quiero ir a por la otra Silvia, a por esa mujer de amplia sonrisa, ¡queremos saber más! Leyendo entrevistas me he sentido identificado con que jugabas con gomas y madera. Yo era más de las cajas de galletas y hacerles cacharros a los playmobil. Fliparás entonces con los millenials y su ¿falta de “calle” ?

Podría parecernos triste a los que crecimos haciendo casas con las cajas de zapatos para los playmobil (yo les construía chalets adosados) pero los jóvenes de ahora no echan de menos “la calle” porque no lo han vivido. ¡No se puede echar de menos aquello que no experimentas! Hay que buscar la forma de transmitirles los valores que deben tener para vivir en una sociedad cada vez más tecnificada. Sin que pierdan el contacto con la realidad y se olviden de lo importante, deben elegir dónde y cómo quieren pasar su tiempo, como lo hicimos nosotros.

Mi mujer siempre me dice que la culpa de todo es de los hombres. Yo siempre le digo que sí pero, ¿tiene razón en el cibercrimen? Quiero decir, ¿no salen a la luz casos de acoso, cibercrimen o similar perpretado por hombres aunque una de las modalidades, la sextorsión, si es empleada por mujeres?

Bueno, discrepo de lo que dice tu mujer… pero sí que es cierto que en mis diez años en el cibercrimen, solo he detenido y visto detener a mujeres en ocasiones muy muy puntuales. Por estafa, alguna, por connivencia o consentimiento en distribuir material pornográfico o permitir abusos sexuales sobre sus propios hijos (llevados a cabo por el hombre), haciendo de mulas o captadoras de víctimas (en casos de fraudes o sextorsión) y poco más. Así que, en temas delincuenciales a través de la Red nos lleváis muuuucha ventaja.

Cualquier evento que visibilice la ciberseguridad, es positivo.

Rebuscando por tu colección de discos he encontrado muchos de Hans Zimmer. No lo conocía y tengo que decir que es música como de películas. ¿Cuáles son tus favoritas?

Género policial :-) Bandas sonoras, me encantan y después, música ochentera, U2, Depeche Mode, y de aquélla época del pop y sus viejas glorias. Las modas de ahora me ponen dolor de cabeza.

Hablando de favoritismos, vamos a mojarnos ya de una vez. ¿Qué eventos o iniciativas recomendarías para nuestros lectores, desde acérrimos hackers hasta gente de tecnología general, o directivos de otras áreas? ¿Cómo podemos avanzar en este mundillo de la ciberseguridad mediante conferencias?

Recomendables, cualquier CON (para los que no conozcan este mundillo, cualquier evento de seguridad que termine en CON) que hay en España, la que sea, porque todas aportan mucho y la gente que expone son grandes profesionales, sobre materias técnicas y de interés. Luego tienes a otras más institucionales donde hay presencia del ámbito institucional y que aunque no son técnicas, es positivo y muy necesario que acerquen su labor a la sociedad. Cualquier evento que visibilice la ciberseguridad, es positivo.

Vamos a aprovecharnos un poco más de ti. Todos tenemos hijos, sobrinos, amigos, familiares de edades “delicadas” y en la mayoría de los casos hacen un uso intensivo ( ¿compulsivo?) de las tecnologías. Para orgullo de muchos padres incrédulos o ignorantes, ¿crees que están suficientemente informados de su uso? ¿De sus peligros?

No. Los padres confunden la “usabilidad”, en la que cualquier menor ya nos da mil vueltas, con tener claros los conceptos de navegación segura. Los menores están expuestos a riesgos que no conocen. Si los padres no se molestan en aprender y conocer el mundo en que están sus hijos, tampoco les va a venir por ciencia infusa. Hay que hacerlo, es la época en la que nos ha tocado vivir, una responsabilidad muy importante.

Menores navegando sin supervisión y generando una huella digital indiscriminada que no sabemos cómo le va a afectar cuando tenga que buscar oportunidades y trabajo. No mencionemos ya a los que documentan diariamente la vida de sus hijos desde bebés…

El amigo de un amigo tiene una amiga que tenía un amigo que tenía su contraseña porque eran “novios para siempre”, y de la noche a la mañana el chico ha cambiado la contraseña de la cuenta de la chica, se ha dedicado a “amargar” la existencia de la chica mediante su cuenta, por decirlo finamente, y en el cuartel de la guardia civil no nos dan tiempos/plazos para su resolución. ¿Esto es parte también de una novela o es la realidad?

Realidad pura y dura y más habitual de lo que pensamos. Control entre parejas, de todas las edades, (como “muestra de amor”) vulnerando constantemente su intimidad, controlando su actividad en el móvil y ordenadores y unos plazos inasumibles en una investigación mientras el daño se sigue produciendo. ¡Hay que seguir trabajando por cambiar las cosas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>